jueves, 8 de enero de 2009

Como te ven, te tratan


Como te ven te tratan. Esa es una gran verdad que seguramente en alguna ocasión hemos vivido todos. Yo recientemente fuí “víctima” de este hecho, pasándome de una manera muy curiosa.

Fuí a una notaria, con la intención averiguar precios para un servicio que pensamos contratar. Sin embargo, el ir ahí no estaba planeado con anterioridad y yo estaba vestido de la manera más casual posible: mis tennis, jeans y una camiseta bastante normal. Y pues todavía soy joven, así que capaz que pensaron que era fuí a llevar un recado o algo similar.

Entonces, el señor (que me atendió de manera amable, eso sí), me “tuteaba”, preguntandome que que quería, si buscaba algo. Procedí a intentar averiguar los precios del servicio que buscaba, y supongo que fué cuando se le prendieron las antenas al señor y detectó que ahí había oportunidad de negocio. Y magicamente, pasé de ser “tú” a ser “usted”.

Si, me invitó a pasar y ya me hablaba con más respeto. Pero no paró ahí la cosa, posteriormente le comenté que soy licenciado en mercadotecnía, y ya no solamente me hablaba de usted, sino las frases terminaban con un “muy bien licenciado”. Si, mi apariencia no se veía muy profesional en ese momento, pero a uno le costó años en la escuela tener el título, ¿no?, y que bueno que lo utilicen.

Definitivamente como te vean será el trato que recibas. Si te ven pobre, automáticamente recibirás en muchos casos un mal trato y algo propio de tu “nivel” (según su percepción de mucha gente). Pero si vienes en coche de lujo, buena ropa y todo lo demás, ya hasta te llaman patrón. Así que el mundo es así, y recuerden que deben de buscar una imagen que proyectar, según lo que busquen en la vida.

Por lo menos, no vayan a una notaría en jeans y tennis.

2 comentarios:

Daniel S. dijo...

A mi trabajo siempre voy en jeans, tennis, playera/sudadera y gorra, debido principalmente a que pocas veces tengo contacto con la autoridades de la institución. En una ocasión tuve que ir trajeado por en evento al que acudiría más tarde; durante la hora de la comida, rumbo a la cafetería, una gran cantidad de personas, principalmente altos directivos, me saludaban cuando pasaba junto a ellos. Jamás me habían saludado antes. Yo digo que fue el traje.

V3NOM dijo...

Pues tienes toda la razón mi estimado.. definitivamente la apariencia es importantísima en todos los aspectos de la vida cotidiana..

Yo por eso siempre visto formal, hasta para jugar en línea.. hahaha

Nel, para nada.. andar casual rules!

Saludos!