lunes, 19 de mayo de 2008

Tristeza y compras no se llevan.



Estos días he estado algo (o un mucho) depre. Y tampoco me he podido poner mucho al teclado que por estar haciendo mis corajes me lastimé mi mano.

¿Y esto que tiene que ver? He conocido mujeres que cuando las dejan el novio o les pasa algo malo, deciden irse de compras (o de shoopping), para poder distraer su atención. Siempre lo había criticado, pero ahí caigo en ello.

Recuerden: cuando esten tristes...¡alejen cualquier maldita tarjeta de crédito de ustedes! Que puede llegar a reflejarse en otra cosa, en mi caso una laptop. Vaya manera de distraer la atención, es como echar fuegos artificiales para olvidar lo que tenemos, y en este caso son unos fuegos bastante caros.

Crédito, ¡a mí!

1 comentario:

Lizbeth Natali dijo...

Hola....

Me llamó mucho la atención tu "reflexión" claro, conozco a muchas compradoras, incluso puedo declararme una fanática del shopping, pero cuidado!!!! no es lo mismo ir de compras por pasar el rato que ir para desahogar una molestia.... En ese caso siempre sería mejor acudir con un@ amig@ para platicar, es mucho mejor terapia que estar endaudandose para "olvidarse" de las cosas, eso de que las compras son relajantes es cierto, pero no te ayudan a resolver los problemas es solo un pretexto para gastar dinero y tener motivo para hechar la culpa a algo que te sucedió....

En verdad te recomiendo no te tomes tan en serio las cosas.... desconozco el motivo de tu molestia, pero mil veces es preferible hablarlo además de que te ahorras una buena lana.... jajajaja, en tu caso tu enojo no te salió nada barato tu desahogo y además te lastimaste la mano por estar haciendo corajes....

En serio, si te sirve de algo puedes contar conmigo y confiar en mi, si necesitas hablar y/o hablar con alguien sabes dónde encontrarme, no te hagas!!!!

Espero que estes bien.... Saludos!!!!

Byes!!!!